Marzo 13

13-3 “Así como el hierro se oxida por falta de uso, así también la inactividad destruye el intelecto”. Leonardo da Vinci (Vinci, 15 de abril de 1452 – Amboise, 2 de mayo de 1519).

Reflexión:

A la mente le ocurre exactamente lo mismo que a un paracaídas. Sino se abre, difícilmente prestara un buen servicio o resultara ser útil para algo.

Así como un hierro se oxida por falta de uso, así también la inactividad, destruye el intelecto.

Proactivos debemos ser, a la hora de ejercitar nuestros talentos y facultades. Ejercitar nuestras neuronas es vital, para que las mismas no se anquilosen, ni entren en un estado de somnolencia.

Si somos dinámicos y propositivos, las cosas siempre fluirán. Si por el contrario somos pasivos y paquidermicos, seremos desplazados por el matutino devenir, que nos irá dejando rezagados mientras los demás avanzan.

El futuro definitivamente es de quienes lo conquistan con acciones inequívocas dirigidas a avanzar.

Biografía:

Fue un polímata florentino del Renacimiento italiano. Fue a la vez pintor, anatomista, arquitecto, paleontólogo, artista, botánico, científico, escritor, escultor, filósofo, ingeniero, inventor, músico, poeta y urbanista. Murió acompañado de Francesco Melzi, a quien legó sus proyectos, diseños y pinturas. Tras pasar su infancia en su ciudad natal, Leonardo estudió con el pintor florentino Andrea de Verrocchio. Sus primeros trabajos de importancia fueron creados en Milán al servicio del duque Ludovico Sforza. Trabajó a continuación en Roma, Bolonia y Venecia, y pasó los últimos años de su vida en Francia, por invitación del rey Francisco I.

Frecuentemente descrito como un arquetipo y símbolo del hombre del Renacimiento, genio universal, además de filósofo humanista cuya curiosidad infinita solo puede ser equiparable a su capacidad inventiva, Leonardo da Vinci es considerado uno de los más grandes pintores de todos los tiempos y, probablemente, es la persona con el mayor número de talentos en múltiples disciplinas que jamás ha existido. Como ingeniero e inventor, Leonardo desarrolló ideas muy adelantadas a su tiempo, tales como el helicóptero, el carro de combate, el submarino y el automóvil. Muy pocos de sus proyectos llegaron a construirse (entre ellos la máquina para medir el límite elástico de un cable), puesto que la mayoría no eran realizables durante esa época. Como científico, Leonardo da Vinci hizo progresar mucho el conocimiento en las áreas de anatomía, la ingeniería civil, la óptica y la hidrodinámica.

Su asociación histórica más famosa es la pintura. Dos de sus obras más conocidas, La Gioconda y La Última Cena, copiadas y parodiadas en varias ocasiones, al igual que su dibujo del Hombre de Vitruvio, que llegaría a ser retomado en numerosos trabajos derivados. No obstante, únicamente se conocen alrededor de 20 obras suyas, debido principalmente a sus constantes (y a veces desastrosos) experimentos con nuevas técnicas y a su inconstancia crónica. Este reducido número de creaciones, junto con sus cuadernos con dibujos, diagramas científicos y reflexiones sobre la naturaleza de la pintura, constituyen un legado para las sucesivas generaciones de artistas.

Por favor, síguenos, comparte y danos un Like:
Follow by Email209
Facebook0
Facebook
Instagram0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *