“Este es el deber de nuestra generación al entrar en el…

23-8 “Este es el deber de nuestra generación al entrar en el siglo XXI: la solidaridad con los débiles, los perseguidos, los abandonados, los enfermos y los desesperados. Esto expresado por el deseo de dar un sentido noble y humanizador a una comunidad en la que todos los miembros se definan a sí mismos, no por su propia identidad, sino por la de los demás.” Eliezer Wiesel (en húngaro: Wiesel Lázár; Sighetu Marmației, 30 de septiembre de 1928-Nueva York, 2 de julio de 2016).

Reflexion:

Ser solidario es un acto de suma grandeza. La solidaridad dice mucho de quienes la otorgan, como también de quienes la carecen.

Los perseguidos, los abandonados, los enfermos y los desesperados entre otros, demandan acciones solidarias. Su mundo, yace lúgubre y sombrío, resultándoles necesario un destello de luz que los ilumine y una llama de fuego, que los abrace y les proporcione calor. Eso es la solidaridad. Luz y calor.

La solidaridad se expresa a través del deseo de dar, que es, un sentido noble y humanizador que se tiene con respecto a una comunidad, poniéndole corazón a todo asunto, y mostrando la sensibilidad que es propia de los seres humanos que logran ponerse en los zapatos de los demás, alcanzando el nivel de sentir y hasta sufrir por los malos momentos que atraviesan aquellos, como también, de alegrarse y vibrar, por los logros y buenos momentos que pueden llegar en un momento dado a experimentarsen por parte de los otros.

Que importante es que los miembros de una sociedad fuéramos definidos a sí mismos, no por nuestra propia identidad, sino por la que reflejamos y proyectamos en tanto seres sociales que hacemos todo cuanto podemos en función de los demás.

Biografía:

Fue un escritor de lengua yiddish y francesa, de nacionalidad estadounidense, superviviente de los campos de concentración nazis. Dedicó toda su vida a escribir y hablar sobre los horrores del Holocausto, con la firme intención de evitar que se repita en el mundo una barbarie similar. Fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1986.

A los 14 años fue detenido por los alemanes, al igual que los demás judíos de su pueblo, cuando el nazi Ferenc Szálasi tomó el poder por la fuerza derrocando al regente húngaro Miklós Horthy. Sobrevivió a los campos de concentración de Auschwitz y Buchenwald, siendo liberado por las fuerzas aliadas el 11 de abril de 1945.[2] Su padre Shlomo, su madre Sarah y su hermana menor Judith «Tzipora» perecieron; sin embargo, sus dos hermanas mayores Hilda y Bea lograron permanecer con vida.[3] [4] Estudió en la universidad de la Sorbona, en París, y posteriormente trabajó en periódicos de Israel, Francia y Estados Unidos, donde se estableció en 1956.
Autor de tres novelas sobre sus vivencias durante aquellos años de represión y muerte (La noche, El alba y El día, publicadas en español bajo el título de Trilogía de la noche), ganó el Premio Nobel de la Paz en 1986.
El 16 de mayo de 1944, la familia Wiesel, como otras tantas familias judías, se embarcó en un tren rumbo al campo de exterminio de Birkenau. «Es la primera parada, luego vienen Auschwitz y Buchenwald. Es noche cerrada, tinieblas exteriores a las que son arrojadas, junto a tantos judíos asesinados o supervivientes, nuestras entrañas de humanidad, nuestro manantial de profunda compasión.» La noche (1956-1958) fue el título que más fama le dio a Wiesel.

Elie Wiesel murió el 2 de julio de 2016 en Manhattan, Nueva York, a la edad de 87 años.

Por favor, síguenos, comparte y danos un Like:
Follow by Email209
Facebook0
Facebook
Instagram0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *